Falacias económicas (III): la importancia del lenguaje matemático en la formulación científica económica. La paradoja de Aquiles y la tortuga, y La escuela de Austria contrastada: pseudociencia en Economía (III): La falsedad de la teoría austríaca del ciclo económico (TACE). Por qué la escuela austríaca no utiliza Matemáticas.

.

Vuelta al índice de la serie de artículos “La escuela austríaca contrastada”.
.

¡Hola a todo el mundo!

¡Ya estamos de vuelta! Nos lo hemos pasado muy bien en Francia y volvemos cargaditos de anécdotas y cosas que contar, algunas de ellas muy divertidas, pero todo ello tendrá que esperar a que lo pueda resumir e hilvanar coherentemente para vosotros.

De momento, continuaré con la serie de artículos de divulgación científica dedicados a desmentir numerosas estupideces, conspiraciones y falsedades descaradas que circulan sobre Economía, centrándonos en el papel que las Matemáticas tienen en la estructuración y definición de la Economía como ciencia que es.

.

¿Os acordáis de lo que estuve hablando en el anterior artículo sobre el papel de las Matemáticas en Economía?

Bueno, pues hoy vamos a centrarnos en demostrar por qué utiliza la Economía la formulación matemática en la exposición de teorías, hipótesis e incluso conclusiones.
Sigue leyendo “Falacias económicas (III): la importancia del lenguaje matemático en la formulación científica económica. La paradoja de Aquiles y la tortuga, y La escuela de Austria contrastada: pseudociencia en Economía (III): La falsedad de la teoría austríaca del ciclo económico (TACE). Por qué la escuela austríaca no utiliza Matemáticas.”

La escuela de Austria contrastada (II): Pseudociencia en Economía. Presentación. Esquema de trabajo de una crítica a la escuela de Austria. Los orígenes de la escuela de Austria.

.

Vuelta al índice de la serie de artículos “La escuela austríaca contrastada”.

.

0. Notas introductorias para que el que entre de primeras, se haga una idea.

Bueno, pues tras haber estado varios días ausente de mi casa y alejado de internet, voy a continuar con la crítica y análisis de la escuela económica de Austria o “escuela austríaca”, en vista de que cada vez más personas escriben en los comentarios “adelantándose” a las cosillas que iba a escribir sobre ésta, y porque es de lo que más me pedís que hable en mi calidad de economista. Y a todos los impacientes hijos de perra que me exigen en comentarios anónimos que les conteste (porque son tan tontos que no se han leído en las advertencias del menú lateral que los anónimos quedan filtrados por defecto) y se extrañan de por qué no les contesto en cuatro días (si fueran inteligentes podrían haber notado que no he escrito nada en varios días), diciendo que es porque “Chema es un cobarde y no se atreve a contestarme porque mi comentario es irrefutable y le he ganado ja, ja, ja”… se van a esperar un ratito más a que publique este artículo que estoy escribiendo. Después os apalizo. Advertencia: voy a ser muy, muy, pero que muy salvaje en esas contestaciones, así que niños: no os las leáis sin tener a un adulto con vosotros presente y un diccionario cerca.

.

1) ESTO que estáis leyendo, es decir, este artículo, es un esquema de trabajo y en él doy un resumen, una visión general sobre la escuela de Austria en un lenguaje más sencillo y divertido que el típico que utilizaría en mi universidad para que me entienda cualquiera que no tenga mucha idea de Economía… y así evitar lo que me ha sucedido en numerosas ocasiones: como yo me ponga a hablar de primeras de derivadas, modelización, ecuaciones y estadística, todo el que entre aquí va a salir huyendo porque si hay algo cierto es que la mayoría de la gente le tiene pánico a las Matemáticas.

Así pues, este artículo es el segundo de una serie (ya van cinco) dedicada a analizar y exponer el fraude que supone la escuela austríaca de Economía.

Al que quiera saltárteselo y empezar por algo más avanzado, le recuerdo que tiene a su disposición varios artículos más en mi serie la escuela austríaca contrastada (en continua actualización, no está finalizada), donde hago críticas mucho más técnicas y empleo un lenguaje que, si bien es accesible, emplea numerosos conceptos matemáticos (y de otros ámbitos, como la Lógica y la Psicología, en el caso del quinto) más o menos complejos. Mi consejo personal es que os leáis los artículos, todos ellos, por orden (que para eso están así escritos):

Falacias económicas (III): la importancia del lenguaje matemático en la formulación científica económica. La paradoja de Aquiles y la tortuga, y La escuela de Austria contrastada: pseudociencia en Economía (III): La falsedad de la teoría del ciclo económico (o de crédito) de la escuela de Austria. Por qué la escuela de Austria no utiliza Matemáticas.

La escuela de Austria contrastada: pseudociencia en Economía (IV). La utilidad marginal en la obra de Carl Menger. De dónde proceden el desprecio al método científico y la metodología de la escuela austríaca.

La escuela de Austria contrastada: pseudociencia… ¡en Psicología! (V) ¿Es cierto el “meme internetero” que dice que Friedrich Hayek descubrió la Psicología cognitiva y/o el conexionismo? ¿Es cierta la alabanza del psicólogo Steven Pinker hacia Hayek? Los peligros de la “falacia de autoridad”.

Análisis de las ventajas y desventajas de un sistema de reserva bancaria de 100% (full reserve banking). La escuela de Austria contrastada: pseudociencia en Economía (VI). Qué interesen tienen los austríacos para proponer un sistema de full reserve banking.

Sigue leyendo “La escuela de Austria contrastada (II): Pseudociencia en Economía. Presentación. Esquema de trabajo de una crítica a la escuela de Austria. Los orígenes de la escuela de Austria.”