Un ejemplo de manipulación periodística (II) y de “conspiranoia” (“conspiración sin pruebas o con pruebas falsas detrás”) actuales: ¿es cierta la afirmación de que la toma de la Plaza Verde (hoy “de los Mártires”) de Trípoli por parte de las fuerzas contrarias a Gaddafi fue falsa y recreada en un estudio televisivo de Qatar? No, no lo es.

Índice.

0. Introducción.

1. Trasfondo. La “conspiración de la Plaza Verde”.

2. Qué dicen los partidarios de la existencia de esta supuesta conspiración.

3. El escenario: la Plaza Verde, hoy “de los Mártires”. Las supuestas pruebas del montaje televisivo.

4. Quiénes lo dicen, cómo lo dicen y dónde lo dicen.

5. Y, ahora, pasemos a la “fuente” de esta conspiración: Russia Today.

6. ¿Es cierto lo que afirman los conspiranoicos?

7. Por qué lo dicen… y una crítica a los que se han creído esta conspiranoia y estas manipulaciones.

Sigue leyendo “Un ejemplo de manipulación periodística (II) y de “conspiranoia” (“conspiración sin pruebas o con pruebas falsas detrás”) actuales: ¿es cierta la afirmación de que la toma de la Plaza Verde (hoy “de los Mártires”) de Trípoli por parte de las fuerzas contrarias a Gaddafi fue falsa y recreada en un estudio televisivo de Qatar? No, no lo es.”

Bronca de fin de año a la conspiranoia en general.

Buenas.

Seguramente habréis notado que me he ausentado desde hace bastante tiempo de mi blog. Y eso ha sido así porque, afortunada y desgraciadamente (las dos cosas a la vez) no vivo en internet. Sé que soy muy pesado a este respecto recordándooslo tantas veces, pero es que quiero hacer especial hincapié en el hecho de que soy, ante todo, una persona involucrada con su sociedad y que tiene una vida social rica y variada.

Que no estoy todo el día delante del ordenador, vaya.

No como otros, que parece que no tengan lo que en inglés se llama real life.

Me estoy refiriendo al decir eso a toda esa panda de cretinos anormales que me han llenado los comentarios del blog y la bandeja del privado con la típica y usual retahíla de despropósitos preguntándome que dónde me he metido. Un desahogo contra los conspiranoicos y radicales, los demás no me lo tengáis en cuenta.
Sigue leyendo “Bronca de fin de año a la conspiranoia en general.”

La historia del Palacio de Viana: la lucha de un pueblo.

.

No soy una persona pesimista para nada. Todo el que me conoce sabe que soy luchador y terco como pocos. Pero de verdad que hay días en que se me cae el corazón a los pies. Días en los que todo lo ves negro, y no puedes evitar pensar o decir “qué asco de vida”.

Últimamente tengo muchos de esos días. Demasiados. Prácticamente no pasa uno solo sin que me entere de alguien que ha acabado en el paro, de la empresa de un amigo que se ve obligada a cerrar después de años de lucha y penalidades sin cuento, o de conocidos a los que se les ha agotado la prestación por desempleo… y no han logrado encontrar trabajo, ni tienen perspectivas de encontrarlo a corto plazo. Muchas de estas personas pertenecen a familias donde ninguno de sus miembros trabaja. Muchas otras, tienen que hacer frente a obligaciones económicas, especialmente hipotecas… que no van a poder afrontar. Ya son varios los conocidos que se han declarado “insolventes”.

La crisis…
Sigue leyendo “La historia del Palacio de Viana: la lucha de un pueblo.”

Un poco de paciencia.

.

Lamento no haber actualizado últimamente.

No se debe a falta de ganas, sino de tiempo.

Y no me sobra porque, aparte de todos los follones en los que estoy metido (como si no tuviera bastantes)… me estoy metiendo de lleno en política. Ya hablaremos con más detalle (quizás).

Pero no os preocupéis, en esta semana espero poder ponerme a escribir un poco.

P.D.: No me olvido de ninguno de vosotros. Sé que tengo varias cuestiones pendientes con mis habituales (McManus, Ibeth, Kozure), y con “unos cuantos” más así como los consabidos comentarios sin desfiltrar. Paciencia.  Lamento profundísimamente que el día sólo tenga veinticuatro horas.

Un saludo.

Experiencias “paranormales”: los zahoríes.

.

0. Las excusas de siempre y un repaso a mis actividades.

Buenas.

Seguramente muchos de vosotros os habréis estado preguntando que dónde narices hemos estado Isabel y yo que no hemos escrito nada en casi dos semanas, al menos (aparte de un boletín sindical). Sí, ya sé que ni siquiera hemos contestado comentarios. Por si alguien tiene curiosidad os informaré, queridos lectores, que me he visto en la obligación de ayudar a Isabel, porque la pobrecita mía estaba saturada de trabajo… Justo en la última semana antes de sus exámenes de Filología, va la editorial para la que trabaja y le hace un pedido de traducciones que no admitía demora. No me puedo resistir a esos ojitos llorosos, así que me arremangué y me puse a ayudarla. Por cierto, que vaya “tela” el libro que nos han dado para traducir.

Aparte de eso, he tenido unas semanas muy activas de lucha sindical.

[Nota: les ruego a mis lectores habituales que, por favor, no escriban o comenten en las entradas tituladas “el sindicalista cibernético”, son sólo para cuestiones sindicales y laborales.]

Afortunadamente, se acercan mis vacaciones invernales y me es muy grato anunciaros que voy a poder escribir un poco más a menudo durante un tiempo, contestar un montón de comentarios atrasados y que voy a poder realizar y emprender las oportunas acciones judiciales y/o administrativas contra una serie de personas que, por falta de tiempo “y espacio”, no he podido realizar hasta ahora.

Intentaré continuar con la crítica a la escuela austríaca, seguir describiendo las características del neoliberalismo, apalizar dialécticamente a sus defensores como Huerta de Soto, terminar los artículos que he dejado a medio hacer… y a ver si Isabel acaba sus exámenes, porque preciso de su ayuda para redactar el artículo que tengo pendiente sobre el “apocalipsis o colapso maya”.

Para ir abriendo el apetito, voy a tratar un tema que me ha sido sugerido por un comentarista conspiranoico en el antiguo blog de mi mujer, el cual, indignado ante nuestro escepticismo científico, nuestra cultura académica y nuestra defensa del sentido común, nos ha preguntado: “¿Es que para vosotros todo tiene explicación científica? ¡Cómo se nota que vosotros no habéis tenido nunca una experiencia paranormal!”

Pues… sí, sí que hemos (he) tenido una experiencia “paranormal”.

Hoy voy a hablar de… los zahoríes.
Sigue leyendo “Experiencias “paranormales”: los zahoríes.”

El sindicalista cibernético (I). Cómo actuar ante la gestión de las Contingencias Comunes por parte de la empresa.

.

ATENCIÓN, AVISO: ESTA ENTRADA NO VA DIRIGIDA A MIS LECTORES HABITUALES.

Buenas, queridos/-as compañeros/-as.

Dado que sois MUCHOS, y que vuestros delegados/-a están hasta donde dijimos de tener que ir detrás de cada uno de vosotros para informaros y rendiros cuenta de nuestras actividades de representación sindical, he decidido abrir un apartado dedicado a informar de nuestra situación laboral en MI blog… YA QUE MUCHOS DE VOSOTROS PARECE QUE USÉIS EL MESSENGER SÓLO PARA CHISMORREAR.

Y el tablón de anuncios parece el Boletín Oficial del Estado… no se lo lee ni Dios.

Y la página oficial del sindicato parece una ciudad fantasma del Viejo Oeste… sólo falta que salga rodando el arbusto por la pantalla.

Vuestros delegados sindicales habían (habíamos) sopesado (con sorna) la posibilidad de crear un grupo de  Facebook a tal efecto, pero dado que aquello seguramente iba a acabar como nuestro anterior experimento con el messenger, esto es, sirviendo poco menos que de bar de copas donde se comentaba que si fulanita está saliendo con fulanito o por qué menganita está enfadada con zutanita y no se hablan… hemos decidido cortar por lo sano: vamos a dedicarle un espacio propio en internet a este tema, para nosotros.

Bueno, vamos a dedicarle un espacio DE MOMENTO.

Si el experimento sale bien, abandonaremos mi blog para crear uno en exclusiva dedicado a vuestras consultas laborales, ya se verá… DE VOSOTROS DEPENDE.
Sigue leyendo “El sindicalista cibernético (I). Cómo actuar ante la gestión de las Contingencias Comunes por parte de la empresa.”

Ejemplos de mala praxis bancaria (I): la cláusula de “suelo” en las hipotecas.

.

0. Introducción y visión general.

Feliz año nuevo, y un saludo a todo el que se lo merezca (que no todo el mundo se lo merece, como ciertos “profesores” de Historia).

Éste iba a ser un artículo dedicado a mi familia y a mis compañeros de trabajo, para empezar el nuevo año con un poco más de moral, de la que últimamente estamos ayunos todos, debido principalmente a la crisis económica que padecemos. Nuestro país no está pasando por un buen momento precisamente, y deseaba escribir algo que levantara un poco el ánimo de los que me rodean. Pero dado que esa actividad no le interesa a nadie más que a mis allegados y compañeros, y dado que el tiempo no me sobra mucho, he decidido empezar el nuevo año en mi blog, tratando los temas de los que mis habituales me piden que hable y que, sinceramente, creo que os van a interesar mucho más a todos vosotros. Los ánimos, los discursos y las arengas sindicales deben centrarse en el ámbito donde corresponden, y no aquí: en esta bitácora no pintan mucho, y a nadie más le van a interesar. Y mis padres y muchos de nuestros parientes (de Isabel y míos) son de esa generación a los que internet les suena a chino cantonés, así que tampoco es que los fueran a leer.

Voy a comenzar una nueva serie de artículos acerca de otro tema, muy interesante también, sugerido en los comentarios por “sanblasfemo”. Esta persona me ha solicitado muy amablemente que le dedique algunos artículos a hablar de EN QUÉ VA MAL EL SISTEMA FINANCIERO DE VERDAD.

Lo cierto es que esta persona me ha hecho reflexionar acerca del hecho (valga la redundancia) de que he tratado mucho temas como el conspiracionismo y la desmitificación de las cuestiones sobre las que mienten los conspiracionistas acerca de POR QUÉ VA MAL EL SISTEMA FINANCIERO, pero he escrito poco o sólo en los comentarios, acerca de las cuestiones en las que “va mal” de verdad.

Me habréis visto escribir “tochos” de páginas y páginas y más páginas acerca de que los bancos centrales no son privados, sino estatales, que si la deuda pública no es como dicen los conspiranoicos, etc., pero es cierto que, por falta de tiempo, no he hablado mucho hasta ahora de EN QUÉ FALLAN, MIENTEN, ENGAÑAN O TERGIVERSAN entes como las instituciones bancarias. Los bancos, vaya.

Quiero dejar esto MUY CLARO: de la misma forma que desmiento las mentiras acerca de lo que hacen mal los bancos, también denuncio lo que hacen mal DE VERDAD.

Insisto: los bancos no son “malos” por las cosas que dicen los conspiranoicos. Los banqueros no son “malos” porque haya judíos entre ellos, porque sean masones, illuminati, o porque se reúnan en catacumbas las noches de luna llena, tapados con capuchas y capas negras a tramar nuestra esclavitud sempiterna mientras adoran a sus dioses reptilianos al son de oraciones cantadas en enochiano.
Sigue leyendo “Ejemplos de mala praxis bancaria (I): la cláusula de “suelo” en las hipotecas.”